Descubriendo Castellón: La ciudad amurallada de Mascarell

A solo un kilómetro de la ciudad de Nules y a poco más de 30 km del Grao de Castellón se alza la pedanía de Mascarell, una pequeña población que ha mantenido el aspecto de una villa medieval y que acoge una de las más importantes ferias medievales de la provincia de Castellón.

El enclave es excepcional para retroceder en el tiempo y dejarse llevar por las calles tras las murallas, que se han mantenido a lo largo de los siglos. Restauradas en varias ocasiones, representan el pasado de la villa, que fue creada por los moros expulsados en el siglo XIV de Burriana y Nules. La primera referencia escrita que se tiene es de 1310, cuando Jaume I les permitió asentarse en lo que hoy es Mascarell.

 

mascarell_4227

Años más tarde su población se vio reducida por la expulsión de los moriscos y no fue hasta el siglo XVIII cuando volvió a repoblarse y a contar con un buen número de vecinos.

Hoy, junto a las murallas, se abre un jardín que ha revalorizado el espacio y mejora la experiencia de la visita a sus emblemáticos edificios, repletos de historia y con muchas cosas que mostrar al visitante.

Las muralla se comenzaron a construir en el año 1553 y estaban rodeadas por un foso defensivo, donde hoy está ubicado el jardín. La estampa de la ciudad permite imaginar como se vivía en esos años, en los que moriscos y cristianos convivían en la zona, siempre en una frágil tregua.

En Mascarell se puede ver la casa consistorial, datada a finales del siglo XVII y la iglesia parroquial del siglo XVII. Las murallas tienen una torre en el centro de cada lado y dos accesos, en los lados Este y Oeste.

 

mascarell-camino-del-cid

Desde el Hotel del Golf Playa – Castellón se puede acceder a esta pintoresca población en poco menos de 20 minutos, y disfrutar del paseo por sus calles. Pasear a cierta distancia, contemplando el conjunto también es una pequeña maravilla que no podemos dejar de pasar en nuestras vacaciones en Castellón.

Leave a Reply